Álvaro, sesión 6

«Cuando abro mis ojos al mundo exterior, me siento como una gota de agua en el océano; pero cuando cierro mis ojos y miro interiormente, veo el Universo completo como una burbuja levantándose en el océano de mi corazón.»

-Hazrat Inayat Khan, «La Sinfonía Divina»

 

 

 

Hola Álvaro, aquí tienes los videos de la sesión 6, hay bastante trabajo para que te entretengas ahora en tu viaje. No dejes de practicar lo de las sesiones anteriores, sobre todo la danza completa en tres partes que hemos venido trabajando.

En primer lugar, el video (salió al revés, muy raro…) donde te explico la melodía del Bismillah que hemos estado ensayando, combinando ya melodía con armonía, notas con acordes. Te recomiendo que primero te familiarices con la melodía sola, cantando las notas (te puedes guiar por el video para que tu voz se empareje con la mía y no te pierdas en cuanto a la afinación).

 

 

Ahora, el As Salaam Aleikum de Maitreya. Son solo dos acordes: La y Re, y aunque originalmente serían los dos acordes disminuidos, en este caso solo el Re lo vamos a hacer disminuido, porque vimos que en el ukulele el La disminuido no suena tan bien que digamos. Recuerda el principio de economía de movimientos, que en este caso es muy evidente, porque solo hay un cambio de un dedo para pasar de un acorde, así que no tienes que levantar los demás dedos ni pensar en qué cambios hacer.

 

 

Ahora vamos a ver esa misma canción pero por partes, explicando de manera más detallada el ritmo con la mano derecha y en qué punto de cada verso se hace el cambio. Aquí te va a ser útil la imagen con las flechitas que indican el rasgueo. Recuerda que es importante mantener este patrón de rasgueo con la mano derecha, y que si te pierdes, encuentres la manera de volver a la melodía original sin interrumpir el rimo.

 

 

Bueno, y nuevamente la canción completa, ya sin pausas (y ahora me doy cuenta de que a una velocidad un poco acelerada, sorry) para que pueda servirte de guía siguiéndola. Ojo con las entradas, recuerda que no estamos entrando en el tiempo UNO de cada compás, sino que hay un silencio antes de entrar con la voz. Esto es especialmente tricky al inicio, pero ya una vez que enlazas una vuelta de la música con otra, se vuelve más claro y evidente.

 

 

Y para cerrar, ya que estamos en plan sufi, un cuento:

 

 

 

Amar y rezar

 

Un hombre, después de mucho tiempo caminando, llegó al lugar donde vivía un gran sabio. Al recibirle, le pidió encarecidamente:

-¡Muéstreme el camino hacia Alá!

-¿Te has enamorado alguna vez de alguien? -preguntó el sabio.

-¿Enamorarme? ¿Qué es lo que el gran maestro quiere decir con eso? Me prometí a mí mismo jamás aproximarme a una mujer, huyo de ellas como quien intenta escapar de una enfermedad. Ni siquiera las miro. Cuando pasan, cierro los ojos.

-Procura volver a tu pasado e intenta descubrir si alguna vez, en toda tu vida, hubo algún momento de pasión que dejase tu cuerpo y tu espíritu llenos de fuego.

-Vine hasta aquí para aprender a rezar, y no a cómo enamorarme de una mujer. Quiero ser guiado hasta Alá y sabiduría sufi 9 usted insiste en querer llevarme hacia los placeres de este mundo. No entiendo lo que desea enseñarme.

El sabio permaneció silencioso algunos minutos y finalmente dijo:

-No puedo ayudarte. Si tú nunca tuviste alguna experiencia de amor, nunca conseguirás experimentar la paz de una oración. Por lo tanto, regresa a tu ciudad, enamórate, y vuelve a buscarme sólo cuando tu alma esté llena de momentos felices.

 

>Sólo una persona que entiende el amor puede entender el significado de la oración. Porque el amor por alguien es una oración dirigida al corazón del Universo, una plegaria que Alá colocó en las manos de cada ser humano como un presente divino.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *