Serena, sesión 2 y 3

Hola Serena, aquí están los materiales para que sigas repasando lo que trabajamos en las últimas dos sesiones.

En primer lugar, el video con tres ejercicios de digitación para desarrollar la habilidad en los dedos, por una parte, y por otro lado para entrenar al cerebro en hacer dos cosas al mismo tiempo:

 

 

Ahora, algo de lo que hemos estado trabajando en las últimas dos sesiones, y a lo que mucha gente que toca la guitarra le tiene miedo (injustificadamente, diría yo): los acordes con cejilla. En este caso, usando como principio el acorde de Mi y tres variantes: mayor, menor y séptima.

En este mismo video te explico el arpegio (punteo) que vimos en la última sesión. Tu tarea es aplicarlo a los círculos de Do, Sol y Re, teniendo cuidado de cuál es el bajo que usas para cada acorde:

Ahora entramos ya a poner en práctica lo que vimos previamente, así que te explico el Nayaz, qué acordes se usan (también te explico una variante más simple del Fa mayor), y vas a ver cómo ponemos en práctica el arpegio del video anterior:

 

 

Y ahora, para que puedas practicar el Nayaz de corrido, teniendo una guía que puedas seguir, aquí lo toco dos veces seguidas:

 

 

Y finalmente, una lectura sufi para alimentar el espíritu:

 

 

Amar y rezar

Un hombre, después de mucho tiempo caminando, llegó al lugar donde vivía un gran sabio. Al recibirle, le pidió encarecidamente:

-¡Muéstreme el camino hacia Alá!

-¿Te has enamorado alguna vez de alguien? -preguntó el sabio.

-¿Enamorarme? ¿Qué es lo que el gran maestro quiere decir con eso? Me prometí a mí mismo jamás aproximarme a una mujer, huyo de ellas como quien intenta escapar de una enfermedad. Ni siquiera las miro. Cuando pasan, cierro los ojos.

-Procura volver a tu pasado e intenta descubrir si alguna vez, en toda tu vida, hubo algún momento de pasión que dejase tu cuerpo y tu espíritu llenos de fuego.

-Vine hasta aquí para aprender a rezar, y no a cómo enamorarme de una mujer. Quiero ser guiado hasta Alá y sabiduría sufi 9 usted insiste en querer llevarme hacia los placeres de este mundo. No entiendo lo que desea enseñarme.

El sabio permaneció silencioso algunos minutos y finalmente dijo:

-No puedo ayudarte. Si tú nunca tuviste alguna experiencia de amor, nunca conseguirás experimentar la paz de una oración. Por lo tanto, regresa a tu ciudad, enamórate, y vuelve a buscarme sólo cuando tu alma esté llena de momentos felices.

>Sólo una persona que entiende el amor puede entender el significado de la oración. Porque el amor por alguien es una oración dirigida al corazón del Universo, una plegaria que Alá colocó en las manos de cada ser humano como un presente divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *